//¿Cómo seleccionar y comprar una joya con perlas cultivadas?

¿Cómo seleccionar y comprar una joya con perlas cultivadas?

A la hora de comprar una pieza de joyería con perlas cultivadas hay diversos factores a tener en cuenta, lo más recomendable es comprarlo en un establecimiento de joyería profesional o a portales de joyería con certificado de calidad, de esta manera siempre estará asesorado por expertos en el sector que le indicarán los criterios por los que se valora la joya y le orientará hacia el mejor artículo dentro del gasto que quiera efectuar.

Para evaluar la calidad de una perla cultivada hay diversos factores de calidad a tener en cuenta que a continuación enumeraremos, ha de recordar que cuanto más calidad tengan las perlas elegidas más valiosas se tornarán con el tiempo.

1. Lustre:

Combinación entre el brillo de la superficie de la perla y el brillo interior. Para que una perla sea de buena calidad, debe tener un lustre brillante de modo que pueda ver su propio reflejo en la superficie de la perla. Si no es así y la superficie está sin brillo, luce opaca o demasiado blanca es que tiene baja calidad.

2. Superficie:

La perla cultivada será de alta calidad si tiene la superficie limpia, sin imperfecciones, manchas, hendiduras… cuantas más imperfecciones tenga la perla menor valor tendrá.

3. Forma:

Cuanto más redonda sea la perla, más valiosa será. Es difícil encontrar perlas totalmente perfectas en la naturaleza, por lo que este factor le atribuye mucho valor a la pieza. Aún con ello, las perlas asimetrícas, también llamadas Barrocas, pueden tener una belleza equiparable a una perla perfecta y suelen tener un precio inferior.

4. Color:

Las perlas cultivadas pueden ser de distintos colores, normalmente van del rosado al negro y si bien, este aspecto suele ser cuestión de preferencias del usuario, las perlas rosadas/plateadas suelen ser favorecedoras en personas de tez claras y las perlas cultivadas más doradas en personas de tez morena.

5. Tamaño:

El tamaño de las perlas varía en cada caso, van desde 1 milímetro en el caso de las perlas semilla hasta los 20 milímetros de las piedras de los mares del sur. Si la perla cultivada tiene un tamaño grande y los otros factores antes mencionados son correctos tendremos una perla muy valiosa. Normalmente el tamaño comercializado ronda entre los 7 y los 7 milímetros y medio.

Esperamos haberos ayudado un poco a caracterizar mejor una buena joya con perlas cultivadas, no podemos despedir este artículo de Magazine sin daros alguna referencia de fabricantes de joyería con una calidad exquisita en este tipo de gemas naturales: Plas-Gemas S.L. o Maj Joyeros son distribuidores nacionales especializados en oro con perlas cultivadas entre otras piedras preciosas y semipreciosas, pregunta en tu joyería más cercana por sus referencias.

Plas-Gemas S.L. cuenta con una amplia selección de pendientes con perlas cultivadas de todos los tamaños, desde pendientes de bebé en primera puesta con diámetros de 3 mm. a pendientes para mujer de más tamaño. Con presión o cierre tornillo, engastados al pendiente o en garra.

Por su parte Maj Joyeros tiene unos diseños exquisitos montados sobre oro con perlas y diamantes, en pendientes, de botón o largos, anillos, gargantillas… pregunta en tu joyería más cercana por las referencias de este gran fabricante nacional de joyería.

2017-02-21T17:11:12+00:00By |Curiosidades de joyería|0 Comments