Cuando pensamos en un regalo clásico en joyería se nos vienen a la cabeza las familias básicas de este sector: pendientes, pulseras, anillos… además en los materiales preciosos del oro de 1ª Ley (principalmente en color amarillo) y la plata de ley, que en los últimos años ha tomado tanto protagonismo, gracias en parte a los magníficos diseños que grandes referentes de joyería han realizado sobre este metal, gracias también a la importante subida del precio del oro que hizo virar el objetivo hacía una joyería en otro material precioso más asequible.

Hoy en nuestro Magazine queremos hablar sobre estos regalos clásicos en joyería, pero también porque queremos darle protagonismo a otros nuevos que, si bien son clásicos desde siempre, puede que los hayas oído menos. La firma de joyería TAGOR (seguro que los conoces por su profesionalidad y su larga trayectoria dentro de nuestro sector) nos ayuda en este artículo a darle voz a un regalo que se desmarca tanto por sencillo como por inesperado, si buscas una joya con un significado especial que guardar siempre sigue atento a las siguientes líneas de nuestro artículo.

En joyería, siempre ha habido familias “fetiche” a las que dirigirnos en función del contexto y de la relación con el destinatario. Una relación inconfundible es la existente entre los anillos y las parejas, los colgantes y las madres o los pendientes y las niñas… no son las únicas opciones obviamente, pero sí protagonizan muchos de esos momentos que involucran a las dos partes. Esto es en lo concerniente a regalos para ellas pero, y ¿para él? se tiende a regalar relojería o en algunos casos especiales, anillos en forma de sellos de oro, esclavas o incluso gemelos.

Siempre es importante fijarnos en los gustos personales de la persona a la que vamos a regalar para que el obsequio sea lo más personalizado posible, por eso, salirnos de estas relaciones recurrentes en nuestro sector es siempre un punto a nuestro favor. Pero, ¿qué podemos regalar que mantenga un significado especial, que siga dentro de la línea de la joyería y que sea totalmente personalizado? TAGOR nos ha ayudado a este respecto, parece un imposible pero dentro de su muestrario cuenta con un as en la manga: las insignias profesionales o de carrera.

Las insignias profesionales son perfectas porque:

  1. Son personalizadas: cada carrera/profesión tiene la suya, una simbología específica que asocia a los licenciados o profesionales de un sector.
  2. Pertenecen a la familia de la joyería: TAGOR realiza todas las insignias profesionales en oro de 1ª Ley (18 Kilates) de forma que puedan colocarse en los ojales de los botones de las chaquetas o americanas, un momento idóneo para lucirlas en la oficina o en la empresa en la que trabajen. El complemento perfecto para esas horas que pasamos dentro de la empresa.
  3. Es especial: todos sentimos debilidad por el sector en el que estudiamos o nos especializamos en su momento, materializarlo en joya sugiere un recuerdo eterno para guardar, una joya que dice algo más de nosotros mismos, una vocación, una devoción y todos los años de entrega a un trabajo/empresa.

Por eso, una insignia profesional en oro puede ser el momento de sorpresa perfecto tanto si está actualmente cursando algunos estudios, especializándose técnicamente, o ha desarrollado durante años una labor profesional. TAGOR tiene multitud de referencias de todas las carreras y profesiones. Si estás interesado, esta marca tiene una amplia red de distribución nacional en muchas joyerías de España. Pregunta en tu joyería de confianza sobre esta marca ya la insignia de carrera concreta para poder encargarla.

Es por ello un regalo clásico, elegante, que distinguirá y personalizará al destinatario del mismo, o para un capricho propio. También es un regalo idóneo para una graduación o para el término de cualquier curso de especialización. Una joya hecha para él/ella, atemporal y especial, que será un recuerdo siempre de esos años y de todos los casos a los que hizo frente.